Ratios Financieros

¿Qué es un ratio financiero?

Los ratios financieros, un importante subconjunto de los ratios financieros, son un grupo de parámetros utilizados para medir la eficiencia y la rentabilidad de una empresa a partir de sus informes financieros. Proporcionan una forma de expresar la relación entre un punto de datos contables y otro y son la base del análisis de ratios.

CONCEPTOS CLAVE

  • Los ratios financieros, un importante subconjunto de los ratios financieros, son un grupo de parámetros utilizados para medir la eficiencia y la rentabilidad de una empresa a partir de sus informes financieros.
  • Un ratio financiero compara dos partidas de los estados financieros de una empresa, a saber, la cuenta de resultados, el balance y el estado de flujos de caja.
  • Estos ratios pueden utilizarse para evaluar los fundamentos de una empresa y proporcionar información sobre el rendimiento de la empresa en el último trimestre o año fiscal.
  • Los ratios financieros más habituales son el ratio de endeudamiento, el ratio de rapidez, el ratio de reparto de dividendos, el margen bruto y el margen de explotación.
  • Los ratios financieros son utilizados tanto por la propia empresa para realizar mejoras o supervisar el progreso como por los inversores para determinar la mejor opción de inversión.

Entender un ratio financiero

Un ratio financiero compara dos partidas de los estados financieros de una empresa, a saber, la cuenta de resultados, el balance y el estado de tesorería. Estos ratios pueden utilizarse para evaluar los fundamentos de una empresa y proporcionar información sobre el rendimiento de la empresa en el último trimestre o año fiscal.

El análisis de los ratios contables es un paso importante para determinar la salud financiera de una empresa. A menudo puede señalar las áreas que están reduciendo la rentabilidad de una empresa y que, por tanto, deben mejorarse. La eficacia de los nuevos planes de gestión, los nuevos productos y los cambios en los procedimientos operativos pueden determinarse mediante el análisis de los ratios financieros.

Los ratios financieros también son una herramienta importante para comparar empresas dentro de un sector, tanto para la propia empresa como para los inversores. Una empresa puede ver cómo se compara con sus pares y los inversores pueden utilizar los ratios financieros para determinar qué empresa es la mejor opción.

Un análisis contable exhaustivo puede ser una tarea compleja, pero el cálculo de los ratios contables es un proceso sencillo que consiste en dividir dos partidas que se encuentran en un estado financiero, y que proporcionan una forma rápida de análisis claro al propietario de la empresa o al inversor.

Tipos de ratios financieros

Margen bruto y margen de explotación

La cuenta de resultados contiene información sobre las ventas, los gastos y los ingresos netos de la empresa. También proporciona una visión general de los beneficios y el número de acciones en circulación que se utiliza para calcular el beneficio por acción (BPA). Estos son algunos de los datos más populares que los analistas utilizan para evaluar la rentabilidad de una empresa.

El beneficio bruto como porcentaje de las ventas se denomina margen bruto. Se calcula dividiendo el beneficio bruto entre las ventas. Por ejemplo, si el beneficio bruto es de 80.000 dólares y las ventas son de 100.000 dólares, el margen de beneficio bruto es del 80%. Cuanto más alto sea el margen de beneficio bruto, mejor, ya que indica que una empresa está manteniendo una mayor proporción de ingresos como beneficio en lugar de gastos.

El beneficio de explotación como porcentaje de las ventas se denomina margen de explotación. Se calcula dividiendo el beneficio de explotación entre las ventas. Por ejemplo, si el beneficio de explotación es de 60.000 dólares y las ventas son de 100.000 dólares, el margen de beneficio de explotación es del 60%.

Relación deuda-capital

El balance proporciona a los contables una instantánea de la estructura de capital de una empresa, una de cuyas medidas más importantes es la relación deuda-capital (D/E). Se calcula dividiendo la deuda entre los fondos propios. Por ejemplo, si una empresa tiene una deuda de 100.000 dólares y unos fondos propios de 50.000 dólares, el ratio deuda-capital es de 2 a 1. El ratio deuda-capital muestra el grado de apalancamiento de una empresa, es decir, la cantidad de deuda que utiliza para financiar las operaciones en lugar de sus propios fondos internos.

El ratio de liquidez

El ratio rápido, también conocido como ratio de prueba ácida, es un indicador de la liquidez a corto plazo de una empresa y mide la capacidad de ésta para cumplir sus obligaciones a corto plazo con sus activos más líquidos. Como sólo nos preocupan los activos más líquidos, el ratio excluye las existencias del activo corriente.

Ratio de reparto de dividendos

El estado de flujos de tesorería proporciona datos para los ratios que tienen que ver con el efectivo. Por ejemplo, el ratio de reparto de dividendos es el porcentaje de los ingresos netos que se pagan a los inversores a través de los dividendos. Tanto los dividendos como las recompras de acciones se consideran desembolsos de efectivo y pueden encontrarse en el estado de flujos de caja.

Por ejemplo, si los dividendos son de 100.000 dólares y los ingresos son de 400.000 dólares, el ratio de reparto de dividendos se calcula dividiendo 100.000 dólares entre 400.000 dólares, lo que supone un 25%. Cuanto más alto sea el ratio de reparto de dividendos, mayor será el porcentaje de ingresos que la empresa pague en forma de dividendos en lugar de reinvertirlos en la empresa.

Los ejemplos anteriores son sólo algunos de los muchos ratios financieros que las empresas y los analistas utilizan para evaluar una empresa. Hay muchos más que destacan diferentes aspectos de una empresa.