Teoría contable

¿Qué es la teoría contable?

La teoría contable es un conjunto de supuestos, marcos y metodologías utilizados en el estudio y la aplicación de los principios de información financiera. El estudio de la teoría contable implica una revisión tanto de los fundamentos históricos de las prácticas contables, como de la forma en que éstas se modifican y se añaden al marco normativo que rige los estados financieros y la información financiera.

CONCEPTOS CLAVE

  • La teoría contable proporciona una guía para la eficacia de la contabilidad y la información financiera.
  • La teoría contable se refiere a los supuestos y metodologías utilizados en la información financiera, lo que requiere una revisión de las prácticas contables y del marco normativo.
  • El Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (FASB) emite los principios contables generalmente aceptados (GAAP), cuyo objetivo es mejorar la comparabilidad y la coherencia de la información contable.
  • La teoría contable es un tema en continua evolución, y debe adaptarse a las nuevas formas de hacer negocios, a las nuevas normas tecnológicas y a las lagunas que se descubren en los mecanismos de información.

Entender la teoría contable

Todas las teorías contables están vinculadas al marco conceptual de la contabilidad. Este marco lo proporciona el Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (FASB), una entidad independiente que trabaja para perfilar y establecer los objetivos clave de la información financiera de las empresas, tanto públicas como privadas. Además, la teoría contable puede considerarse como el razonamiento lógico que ayuda a evaluar y guiar las prácticas contables. La teoría contable, a medida que las normas reglamentarias evolucionan, también ayuda a desarrollar nuevas prácticas y procedimientos contables.

¡IMPORTANTE!

La teoría contable es más cualitativa que cuantitativa, en el sentido de que es una guía para una contabilidad e información financiera eficaces.

El aspecto más importante de la teoría contable es la utilidad. En el mundo de las finanzas corporativas, esto significa que todos los estados financieros deben proporcionar información importante que pueda ser utilizada por los lectores de los estados financieros para tomar decisiones empresariales informadas. Esto también significa que la teoría contable es intencionadamente flexible para que pueda producir información financiera eficaz, incluso cuando el entorno legal cambie.

Además de la utilidad, la teoría contable establece que toda la información contable debe ser relevante, fiable, comparable y coherente. Lo que esto significa esencialmente es que todos los estados financieros deben ser precisos y adherirse a los principios de contabilidad generalmente aceptados en Estados Unidos (GAAP). La adhesión a los PCGA permite que la preparación de los estados financieros sea coherente con los estados financieros anteriores de una empresa y comparable con los estados financieros de otras empresas.

Por último, la teoría contable requiere que todos los profesionales de la contabilidad y las finanzas operen bajo cuatro supuestos. El primer supuesto afirma que una empresa es una entidad separada de sus propietarios o acreedores. La segunda afirma la creencia de que una empresa seguirá existiendo y no quebrará. El tercero supone que todos los estados financieros se preparan con cantidades en dólares y no con otros números como unidades de producción. Por último, todos los estados financieros deben prepararse con una periodicidad mensual o anual.

Consideraciones especiales

La contabilidad como disciplina existe desde el siglo XV. Desde entonces, tanto las empresas como las economías han evolucionado mucho. La teoría contable es una materia en continua evolución y debe adaptarse a las nuevas formas de hacer negocios, a las nuevas normas tecnológicas y a las lagunas que se descubren en los mecanismos de información.

Por ejemplo, organizaciones como el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad ayudan a crear y revisar las aplicaciones prácticas de la teoría contable a través de las modificaciones de sus Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF). Profesionales como los contables públicos certificados (CPA) ayudan a las empresas a navegar por las normas contables nuevas y establecidas.