Biografía de Jean-Baptiste Colbert

biografia de jean baptiste colbert

¿Quién fue Jean-Baptiste Colbert?

Jean-Baptiste Colbert fue un político y estadista francés que ocupó el cargo de Ministro de Hacienda de Francia entre 1665 y 1683, bajo el mandato del rey Luis XIV. Durante su mandato, alcanzó la fama al mejorar la industria manufacturera francesa y evitar la quiebra de la economía (debido a los elevados gastos del rey en campañas militares). Colbert ayudó a Francia a aumentar el tamaño de sus colonias y también a mejorar su balanza comercial.

¿Dónde nació Jean-Baptiste Colbert?

Colbert nació en Reims, Francia, donde tanto su padre como su abuelo eran comerciantes. Cuando tenía unos 20 años, Colbert fue contratado por la oficina de guerra; aquí ocupó varios puestos administrativos, entre ellos el de inspector de tropas y secretario personal del Secretario de Guerra. El ascenso de Colbert al poder comenzó en 1651, cuando el cardenal Mazarino, figura política dominante en París, fue exiliado y enviado a una de las provincias. Colbert se convirtió en el agente de Mazarino en París, encargándose de sus asuntos financieros y manteniéndole informado de las novedades. Cuando el cardenal Mazarino regresó al poder, nombró a Colbert como su asistente personal y, a medida que el cardenal comenzó a enriquecerse, también lo hizo Colbert, y compró la Baronía de Seignelay. En su lecho de muerte, Mazarino recomendó a Colbert al rey Luis XIV, quien lo aceptó como ayudante y confidente. Colbert tenía ahora la importante tarea de gestionar tanto los asuntos de Francia como los personales del rey. En enero de 1664, Colbert se convirtió en superintendente de edificios; en 1665, en interventor general de finanzas; en 1669, en secretario de Estado de la Marina; también obtuvo nombramientos como ministro de comercio, de las colonias y de palacio. En resumen, Colbert adquirió poder en todos los departamentos, excepto en el de la guerra. Encontró irregularidades en las cuentas fiscales de Francia y calculó que menos de la mitad de los impuestos llegaban al rey. Culpó al poderoso Superintendente de Finanzas, Nicolas Fouquet, de esta discrepancia y desacreditó a Fouquet a los ojos del Rey. El declive de Fouquet aseguró el ascenso al poder de Colbert.

Después de este escándalo con el Superintendente, el cargo de éste fue completamente abolido y ahora las finanzas se pusieron en manos de un consejo. Colbert era prácticamente el jefe de este consejo y trató de eliminar la corrupción. Castigó tanto a los funcionarios culpables como a los acreedores corruptos; algunos préstamos públicos los rechazó por completo, mientras que cortó un porcentaje de otros en los que creía que había una reclamación sospechosa contra el Estado. Francia tenía un problema de evasión fiscal en el que los ricos y privilegiados se negaban a pagar impuestos; Colbert luchó contra esto resistiendo firmemente las falsas reclamaciones de exención y aumentando la proporción de los impuestos indirectos con respecto a los directos, ya que nadie podía escapar de los impuestos indirectos. Colbert impulsó el sector manufacturero en Francia mediante diversos métodos; estableció nuevas industrias, protegió a los inventores, invitó a trabajadores de países extranjeros y prohibió a los trabajadores franceses emigrar. Colbert también hizo fijar por ley la calidad de cada artículo para ayudar a Francia a competir en los mercados internacionales. Intentó regular y equiparar los impuestos entre las transferencias de mercancías de provincia a provincia para aumentar la eficacia del comercio y también intentó equiparar los tipos de cambio entre provincias.

Muerte

Jean-Baptiste Colbert trabajó duro toda su vida para mejorar el estado de Francia, solía levantarse temprano y trabajar hasta muy tarde en la noche. Hacia el final de su vida sufría de dolores de estómago, que le causaban mucha angustia. A los 64 años estaba postrado en la cama y murió poco después de su cumpleaños. Los cirujanos que le examinaron descubrieron que sufría de cálculos renales. Colbert dejó un gran legado y trabajó incansablemente para mejorar Francia.