Contabilidad

¿Qué es la contabilidad?

La contabilidad es el proceso de registrar las transacciones financieras de una empresa. El proceso contable incluye el resumen, el análisis y la presentación de informes sobre estas transacciones a los organismos de supervisión, los reguladores y las entidades de recaudación de impuestos. Los estados financieros utilizados en la contabilidad son un resumen conciso de las transacciones financieras durante un periodo contable, que resume las operaciones, la situación financiera y los flujos de caja de una empresa.

CONCEPTOS CLAVE

  • Independientemente del tamaño de una empresa, la contabilidad es una función necesaria para la toma de decisiones, la planificación de costes y la medición de los resultados económicos.
  • Un contable puede ocuparse de las necesidades contables básicas, pero para las tareas contables de mayor envergadura o más avanzadas debe recurrirse a un contable público.
  • Dos tipos importantes de contabilidad para las empresas son la contabilidad de gestión y la contabilidad de costes. La contabilidad de gestión ayuda a los equipos de dirección a tomar decisiones empresariales, mientras que la contabilidad de costes ayuda a los empresarios a decidir cuánto debe costar un producto.
  • Los contables profesionales siguen un conjunto de normas conocidas como Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (PCGA) cuando preparan los estados financieros.

Cómo funciona la contabilidad

La contabilidad es una de las funciones clave de casi cualquier empresa. Puede ser llevada por un contable o un conciliador en una pequeña empresa, o por grandes departamentos financieros con docenas de empleados en empresas más grandes. Los informes generados por las distintas ramas de la contabilidad, como la contabilidad de costes y la contabilidad de gestión, tienen un valor incalculable para ayudar a la dirección a tomar decisiones empresariales con conocimiento de causa.

Los estados financieros que resumen las operaciones, la situación financiera y los flujos de caja de una gran empresa durante un periodo determinado son informes concisos y consolidados basados en miles de transacciones financieras individuales. Por ello, todas las designaciones contables son la culminación de años de estudio y exámenes rigurosos combinados con un número mínimo de años de experiencia contable práctica.

Aunque las funciones contables básicas pueden ser llevadas por un contable, la contabilidad avanzada suele ser llevada por contables cualificados que poseen designaciones como Certified Public Accountant (CPA) o Certified Management Accountant (CMA) en Estados Unidos. En Canadá, las tres designaciones heredadas -Cartered Accountant (CA), Certified General Accountant (CGA) y Certified Management Accountant (CMA)- se han unificado bajo la designación de Chartered Professional Accountant (CPA).

¡IMPORTANTE!

La Alianza para la Licencia Profesional Responsable (ARPL) se formó en agosto de 2019 en respuesta a una serie de propuestas estatales de desregulación que hacen que los requisitos para convertirse en un CPA sean más permisivos. La ARPL es una coalición de varios grupos profesionales avanzados, incluidos ingenieros, contables y arquitectos.

Tipos de contabilidad

Contabilidad financiera

La contabilidad financiera se refiere a los procesos utilizados para generar estados financieros intermedios y anuales. Los resultados de todas las transacciones financieras que se producen durante un periodo contable se resumen en el balance, la cuenta de resultados y el estado de flujos de efectivo. Los estados financieros de la mayoría de las empresas son auditados anualmente por una empresa externa de auditoría. Para algunas, como las empresas que cotizan en bolsa, las auditorías son un requisito legal. Sin embargo, los prestamistas también suelen exigir los resultados de una auditoría externa anualmente como parte de sus convenios de deuda. Por lo tanto, la mayoría de las empresas tendrán auditorías anuales por una u otra razón.

Contabilidad de gestión

La contabilidad de gestión utiliza muchos de los mismos datos que la contabilidad financiera, pero organiza y utiliza la información de forma diferente. En concreto, en la contabilidad de gestión, un contable genera informes mensuales o trimestrales que el equipo directivo de una empresa puede utilizar para tomar decisiones sobre el funcionamiento de la misma. La contabilidad de gestión también abarca muchas otras facetas de la contabilidad, como la elaboración de presupuestos, las previsiones y diversas herramientas de análisis financiero. Esencialmente, cualquier información que pueda ser útil para la dirección cae bajo este paraguas.

Contabilidad de costes

Al igual que la contabilidad de gestión ayuda a las empresas a tomar decisiones sobre la gestión, la contabilidad de costes ayuda a las empresas a tomar decisiones sobre los costes. Esencialmente, la contabilidad de costes considera todos los costes relacionados con la producción de un producto. Los analistas, gestores, propietarios de empresas y contables utilizan esta información para determinar el coste de sus productos. En la contabilidad de costes, el dinero se considera un factor económico de la producción, mientras que en la contabilidad financiera, el dinero se considera una medida de los resultados económicos de una empresa.

Requisitos para la contabilidad

En la mayoría de los casos, los contables utilizan los principios contables generalmente aceptados (GAAP) cuando preparan los estados financieros en EE.UU. Los GAAP son un conjunto de normas y principios diseñados para mejorar la comparabilidad y la coherencia de la información financiera en todos los sectores. Sus normas se basan en la contabilidad por partida doble, un método en el que cada transacción contable se registra como un débito y un crédito en dos cuentas del libro mayor separadas que se acumularán en el balance y la cuenta de resultados.

En la mayoría de los demás países, se utiliza un conjunto de normas regidas por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad denominado Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).

Ejemplo de contabilidad

Para ilustrar la contabilidad por partida doble, imaginemos que una empresa envía una factura a uno de sus clientes. Un contable que utilice el método de partida doble registra un débito en las cuentas por cobrar, que pasa al balance, y un crédito en los ingresos por ventas, que pasa a la cuenta de resultados.

Cuando el cliente paga la factura, el contable hace un abono en las cuentas por cobrar y un cargo en el efectivo. La contabilidad por partida doble también se denomina equilibrio de los libros, ya que todos los asientos contables están equilibrados entre sí. Si las entradas no están equilibradas, el contable sabe que debe haber un error en alguna parte del libro mayor.

Historia de la contabilidad

La historia de la contabilidad ha existido casi tanto como el propio dinero. La historia de la contabilidad se remonta a las antiguas civilizaciones de Mesopotamia, Egipto y Babilonia. Por ejemplo, durante el Imperio Romano, el gobierno tenía registros detallados de sus finanzas.

Sin embargo, la contabilidad moderna como profesión sólo existe desde principios del siglo XIX.

Luca Pacioli es considerado «el padre de la contabilidad y la teneduría de libros» por su contribución al desarrollo de la contabilidad como profesión. Pacioli, matemático italiano y amigo de Leonardo da Vinci, publicó un libro sobre el sistema de contabilidad por partida doble en 1494.

En 1880, la profesión moderna de contable estaba totalmente formada y reconocida por el Instituto de Contables Colegiados de Inglaterra y Gales. Este instituto creó muchos de los sistemas por los que los contables ejercen hoy en día. La formación del instituto se produjo en gran parte debido a la Revolución Industrial. Los comerciantes no sólo necesitaban hacer un seguimiento de sus registros, sino que también buscaban evitar la bancarrota.

Preguntas Frecuentas sobre Contabilidad

¿Cuáles son las responsabilidades de un contable?

Los contables ayudan a las empresas a mantener registros precisos y puntuales de sus finanzas. Los contables son responsables de mantener los registros de las transacciones diarias de una empresa y de recopilar esas transacciones en estados financieros como el balance, la cuenta de resultados y el estado de flujos de efectivo. Los contables también prestan otros servicios, como la realización de auditorías periódicas o la elaboración de informes de gestión ad hoc.

¿Qué habilidades se requieren para la contabilidad?

Los contables proceden de una gran variedad de entornos. En general, sin embargo, la atención al detalle es un componente clave en la contabilidad, ya que los contables deben ser capaces de diagnosticar y corregir errores o discrepancias sutiles en las cuentas de una empresa. La capacidad de pensar de forma lógica también es esencial, para ayudar a la resolución de problemas. Las habilidades matemáticas son útiles, pero son menos importantes que en generaciones anteriores debido a la amplia disponibilidad de ordenadores y calculadoras.

¿Por qué es importante la contabilidad para los inversores?

El trabajo que realizan los contables está en el centro de los mercados financieros modernos. Sin la contabilidad, los inversores no podrían confiar en una información financiera oportuna o precisa, y los ejecutivos de las empresas carecerían de la transparencia necesaria para gestionar los riesgos o planificar los proyectos. Los reguladores también confían en los contables para funciones críticas, como la emisión de dictámenes de auditoría en los informes anuales 10-K de las empresas. En resumen, aunque a veces se pasa por alto la contabilidad, es absolutamente fundamental para el buen funcionamiento de las finanzas modernas.